Blog de contenido del Centro Locero de La Atalaya

Investigación

Imagen

LA ATALAYA DE SANTA BRÍGIDA. PASADO Y PRESENTE DE LA PRODUCCIÓN

Anuncios

La cerámica canaria

La-cerámica-canaria-1


"Alfarería Canaria: sobre la continuidad de la memoria fragmentada"

Cirilo Suárez

Para aquellos de nosotros que hemos conocido el trabajo de Panchito en La Atalaya (Santa Brígida) y de Julianita en Hoya Pineda (Gáldar/ Guía)  en la Isla de Gran Canaria, de Dorotea en Muñique y Juan Brito  en la Isla de Lanzarote  de Guadalupe Niebla en Los Cercados  Isla de La Gomera  y otros en el Hoyo de Mazo  Isla de La Palma , así como las obras de un pequeño círculo de sus alumnos directos o de artesanos con formación académica que siguen la tradición “purista”, es innegable la percepción de cierta huella estilística que asegura la continuidad de la veta remota, esto es: la alfarería amazigh. En tierra basta, o bien con la delicada elegancía de una definición espacial que enriquece la pieza y la vuelve objeto decorativo, que no se utiliza en la cocina ni en la mesa, con el riesgo de estropearla. (…)

Sánchez, Angel,  “Alfarería Canaria: sobre la continuidad de la memoria fragmentada”

 Ir al enlace RACINES D´ARGILES para más información.


"La alfarería popular en Canarias"

Taia

Cazuelo de vino

El estudio de las cerámicas populares de las islas Canarias se ha convertido actualmente en un problema arqueológico en la medida que en la mayor parte de los alfares se ha dejado de trabajar desde hace más de un cuarto de siglo. Bien es verdad que se han realizado intentos -siempre loables- para tratar de salvar esta importante reliquia etnográfica básica por parte de los autores que se han ocupado del tema, pero los trabajos adolecen de un verdadero método etnográfico, de un cuestinario previo que recogiera lo más importante de esta labor artesanal (…).

Rabilera de vino





















La mayoría de los estudios están publicados en periódicos y revistas no científicas, dispersos geográficamente y en el tiempo, lo cual hace difícil la tarea de recopilación, poseyendo además un carácter divulgador, más que investigador medianamente serio (…).

Olla
Con respecto a la cerámica podemos afirmar que, en una etapa posterior a la conquista -sin que podamos determinar cuanto tiempo-, se sigue trabajando el barro según modelo anterior a ella. Nos lo demuestra la serie de vasijas conservadas en los Museos y que, pese a su carácter arcaizante, son posteriores a esta fecha (…)

González Antón, Rafael, (1977), “La alfarería popular en Canarias”, Aula de Cultura de Tenerife.


Fotografías: Fedac

La alfarería de La Atalaya: "Cerámica de tiempo presente"

Hablar de  Cerámica de tiempo presente cuando hacemos referencia a la  alfarería de La Atalaya,  es entender que tiene unas características propias que la hace única en el mundo por su diversidad y riqueza tipológica, su técnica de elaboración y sus connotaciones históricas y culturales, llegando  a hoy día como un importante legado  del patrimonio canario. 



Taia
Bernegal de herraduras y espigas
Jarra para flores
Bernegal ovoide
Bernegal de pila con espigas y muescas
Jarra de cuajada
Bernegal de pila con motivos en ondas y muescas
“Abordar el tema de la cerámica grancanaria (…) obliga a fijar ciertos planteamientos y conocimientos técnicos. Unos, de carácter general al arte de la alfarería, y otros, propios de las vasijas isleñas, y debidos muchas veces a condicionantes materiales, como la calidad de las pastas; a factores técnicos, como el modelado y género de cocción, o a determinantes de tipo estético, como lo es su variado repertorio de formas”.


Martín de Guzmán, Celso, (1984), Las culturas prehistóricas de Gran Canaria.




Fotografías de Gustavo Rivero


"Proyecto de Ecomuseo en La Atalaya"

“Alfareras de La Atalaya”, de  Cirilo Suárez
   En nuestra opinión no sólo trata de preservar una tradición artesanal que por distintas razones se en cuenta a punto de extinguirse, motivo ya de por sí más que suficiente para que esté justificada la intervención de los organismos públicos con responsabilidad en el tema.

“Ecomuseo Panchito”

   Otras razones de carácter científico se suman a las ya aludidas, y es que el poblado troglodita de La Atalaya constituye un valioso documento que se ha preservado intacto al paso de los siglos. se trata , por tanto, de un auténtico fósil vivo, un túnel del  tiempo, donde los investigadores: antropólogos, etnógrafos y arqueólogos pueden penetrar para obtener información que difícilmente hubieran podido conseguir siguiendo procedimientos normales de investigación. Los especialista que trabajan en otros contextos, no cuentan con “documentos” de esta índole.

Detalle de “El poblado alfarero”, de Cirilo Suárez
   El poblado de la Atalaya constituye también un libro abierto al pasado, ya que bajo su suelo, cuando se excave, encontraremos muchas de las claves que nos vendrán a clarificar importantes aspectos de la vida económica y social de la comunidad aborigen que sobrevivió al trauma de la conquista. etapa oscura sobre todo en lo concerniente a los aborígenes canarios, que ya no serían objeto de la misma atención por parte de los cronistas.
“Antoñita, La Rubia”

sabemos que los canarios abandonaron sus antiguos lugares de asentamiento, desplazados por los conquistadores y colonos que se apropiarían de las mejores tierras. Los aborígenes, en su mayor parte, tuvieron que buscar nuevos lugares de asentamiento, aunque esta vez en los territorios mas agrestes y remotos de la geografía insular. Los poblados trogloditas de La Atalaya, Cuevas de Pineda y Lugarejos, constituyen claros ejemplos de estos asentamientos aborígenes que se crearon inmediatamente después de la conquista. Uno de los argumentos más sólidos que hablan a favor de nuestra teoría es sin duda el hecho de que precisamente en estas tres localidades trogloditas se mantuvo viva una tradición alfarera cuyo origen es sin duda prehispánico, como así lo demuestran los estudios realizados sobre el tema.


Cuenca Sanabria,Julio, (1986): “El Centro Alfarero de La Atalaya”, Necesidad de creación de un ecomuseo. Revista Aguayro, Nº:166. La Caja de Canarias.



“Taia”



Fotografías de Gustavo Rivero



"El Centro Locero de La Atalaya"

“Talayeras”

Casa-Alfar Panchito.

Habitación-cueva

Uno de los importantes legados es la CASA-CUEVA-ALFAR DE PANCHITO, lugar de trabajo y residencia de este conocido artesano que fue adquirida en el año 1992 (Ayuntamiento de Santa Brígida), seis años después de su muerte y rehabilitada con dinero público (Unidad de Patrimonio Histórico del Cabildo Insular)…

Cama de novia
La idea que se persigue es convertir este espacio en un museo vivo, capaz de recibir visitas y de servir  de lugar de trabajo para el barro, con un centro de venta y polo de desarrollo local.
Situación actual.
Es en La Atalaya donde mayor número de personas se han mantenido vinculadas a la práctica del oficio. sin embargo, la desaparición de Francisco Rodríguez Santana “Panchito” y de Antonia Ramos Santana “Antoñita , La Rubia” despertó la preocupación de una nueva generación de artesanos que habían aprendido el oficio de estos maestros del barro (…)
Los alfareros deciden organizarse creando “ALUD” (Asociación de Loceras-os de La Atalaya), con el empeño de impulsar la producción de loza, mejorar las condiciones de trabajo de estos profesionales e implicarse en la gestión del patrimonio de este importante alfar, como interlocutores de los intereses del sector
 
El taller de Panchito, el alfarero, se volverá a abrir  al público tal como él lo tenía.
Francisco Rodríguez, “Panchito”
Antonia Ramos, “Antoñita”

Durante los trabajos de restauración de esta señalada cueva del poblado troglodita de La Atalaya, “se han respetado las pautas constructivas del alfar” (…). Esta rehabilitación es considerada un primer paso muy importante dentro de un proceso más amplio de recuperación de otras cuevas y hornos en La Atalaya para que llegue a convertirse “en ruta obligada de visitas, como lo fue un siglo atrás para quienes visitaban nuestra isla”. Mientras este otro paso se da , el museo en la casa-cueva de Panchito albergará una muestra expositiva de la también alfarera “Antoñita, La Rubia”.

Lo más sobresaliente no estriba sólo en la parte expositiva y en la exhibición de los fondos museísticos que ahí se van a presentar sino en la contextualización y supervivencia de este importante legado. Para ello se contará con artesanos que trabajaran el barro en vivo, mostrando todo el proceso de elaboración y construcción de la loza tradicional.
Entre los objetivos de Patrimonio Histórico (Cabildo Insular) con este museo de sitio se centran en potenciar una tradición que existe desde la época aborigen y aproximar al visitante                                                                                                                                                                                                                           al proceso de elaboración de la cerámica de Gran Canaria
 
Centro Locero.
Mercedes Cuenca
María Guerra

El Centro surge en sus inicios como una iniciativa del Ayuntamiento de Santa Brígida que comenzó su primera fase en Mayo de 1991 con una subvención de la Consejería de Cultura del Gobierno de Canarias y con el apoyo de la Fedac para la construcción del horno tradicional ubicado en el patio del inmueble. En este Centro se prestan una serie de servicios que se centran en tres ejes: docente, productivo y venta.(…)

José González y Eleuterio Tacoronte
Las perspectivas a medio plazo son las convertir el centro en lugar de referencia obligada de todas aquellas manifestaciones y actividades relacionadas con el vivo patrimonio artesanal de La Atalaya complementando la casa-alfar de Panchito, como el más importante legado del valor histórico de la alfarería talayera en todas sus vertientes.
Grupo de niños de La Atalaya en el taller
Grupo de estudiantes de secundaria en la sala temática
Ahora mismo hay un grupo de artesanos que trabajan en la dinámica del Centro, artesanos que desean dignificar  su trabajo y la historia de un barrio hecho con la personalidad de la tierra que ha servido para mantener viva una tradición que nos identifica como pueblo. (…)
Grupo de talayeros en la “XVIII Exposicón de loza tracional”

Rivero Vega G. “El Centro Locero de La Atalaya” El Pajar. Cuaderno de Etnografía Canaria. II Época-nº:4.Diciembre de 1998


(Fotografía de Panchito por José M. Cuenca)
(Fotografías de Gustavo Rivero)